»

El Gran Soplo (objeto cósmico) / Estado actual

maestría,proceso — Tags: , — alejandro @ December 1, 2011

el gran soplo (objeto cósmico)

Texto de reflexión. Seminario de Investigación III – 2do. Semestre, 2011

“El Gran Soplo” es el trabajo que presento al terminar el tercer semestre en maestría. Da cuenta de mi proceso de búsqueda inspirado por el interés presente en la actividad solar. Es al mismo tiempo el resultado de más de un año de colaboración con Iván López, investigador asociado al Centro Internacional de Física.

El trabajo consiste en un ventilador casero intervenido con los datos del viento solar en tiempo real. Es un objeto que está en conexión con el flujo de materia que proviene del sol y cuyo funcionamiento está condicionado por éste.

A grandes rasgos su proceso de funcionamiento es el siguiente: el sol envía constantentemente hacia la tierra un flujo cambiante de materia y energía (el viento solar), cuando éste choca contra los sensores de un satélite geoestacionario distante es convertido en un dato, el dato se moviliza libremente por Internet a través de computadoras hasta que es interceptado y procesado por la pequeña computadora atada al objeto haciendo que proporcionalmente éste lo convierta en un evento físico (viento) percibible por nuestros sentidos. En otras palabras, la Naturaleza se vuelve dato, el dato circula por los circuitos de computadoras a través de Internet y finalmente se vuelve viento en el objeto. Me ha parecido llamar a este objeto “un objeto cósmico”.

Encuentro un poco dificil el establecer vasos comunicantes con los textos del Seminario de Investigación III de manera que no resulten forzados o superficiales. Sin embargo, creo que hay algunas conexiones que puedo trazar en particular con los textos Mito y Realidad de Mircea Eliade y con ¿Qué quiere decir pensar? de Martín Heidegger.

Las sociedades arcaicas tenían una conexión íntima con el Cosmos y sus ritmos, conexión que en nuestras sociedades industriales actuales se ha perdido casi por completo, siendo la búsqueda cósmica relevante sólo para especialistas (físicos, astrofísicos, astrónomos), cuyas observaciones son realizadas en centros tecnológicos distantes de la vida ordinaria. Aunque quisiéramos comenzar a indagar por el Cosmos la intensa luz de las ciudades nos oculta la gran mayoría de cuerpos celestes.

Al desprenderse de su conexión cósmica, Occidente ha perdido también sus Dioses y sus mitos siendo éstos reemplazados por la Historia. Como señala Eliade, un individuo occidental no se define como el resultado de un proceso cósmico al cual se encuentra atado hasta en sus más íntimos detalles sino como la consecuencia de una serie de causas y efectos políticos, económicos y sociales. Este ciudadano occidental bien podría definirse como hijo de Galileo, de Newton, de la Revolución Industrial, de la primera y segunda Guerras Mundiales, de Lenin, de Trotsky, de Marx, de Darwin, de Foucault, de Mayo del 68, etc. Sus padres últimos no son Dioses sino eventos humanos, ubicados en la línea de tiempo humana, en su Historia.

Como indica Eliade, los mitos constituyen la irrupción de lo sagrado en el Mundo: “el mito cuenta cómo, gracias a las hazañas de los Seres Sobrenaturales, una realidad ha venido a la existencia. Los mitos revelan la actividad creadora” y “es esta irrupción de lo sagrado la que fundamenta realmente el Mundo”, además: “el mito cosmogónico es «verdadero», porque la existencia del Mundo está ahí para probarlo”1. Pero Occidente ha exiliado a sus Dioses y la existencia del hombre se ha argumentado en la existencia de su razón. “Pienso, luego existo”, ha sido el puntapié final de destierro que el hombre occidental dió a sus Dioses.

Una sociedad sin mitos vive en un mundo desamparado donde su existencia sólo la justifican la razón y los procesos mentales que sólo alcanzan unas capas superficiales de la Realidad, dejando de lado sus Causas Últimas. Eliade establece que al conocer el mito, se conoce el «origen» de las cosas y, por consiguiente, se puede llegar a dominarlas y manipularlas a voluntad.

El significado del mito se asocia con el de una revelación, con el de una verdad “viva” que tiene la capacidad de afectar el comportamiento y las costumbres humanas. En este trabajo no aspiro a la revelación de mitos fundacionales o cosmogónicos sino simplemente a la confrontación en la vida cotidiana con el Cosmos, en particular con la existencia del Viento Solar. Al investigar en la simbología védica, el Sol (Surya, Svar) representa la Verdad y su actuar es un impulso que eleva la Conciencia Humana.

el gran soplo (objeto cósmico)

He encontrado que la tecnología actual, en particular las computadoras, aparecen como una alternativa posible que permite alcanzar de nuevo esta conexión cósmica incluso desde nuestra cotidianidad. Si bien estas máquinas hacen del universo una abstracción, un dato, esta abstracción, este dato, puede ser retornado de nuevo al Mundo. De esta manera, la tecnología y la naturaleza establecen un diálogo íntimo que contrasta con el modelo utilitario y funcional Moderno en el cual la tecnología ha alcanzado una significación reducida al servicio de la producción. Pero este significado actual de la técnica aunque “correcto” según Heidegger, no revela su esencia, como lo planteó en su texto la Pregunta por la Técnica. Heidegger señala la esencia de la tecnología como un develar, como un hacer aparecer, como un traer-ahí-delante y en este sentido la vincula con la poiesis, es algo poético2. Algo similar podría decir de la ciencia. La ciencia al servicio de la industria y en general de los mecanismos de poder y del mercado que han dado lugar a su significado reducido actual tampoco revelan su esencia. En su origen la palabra ciencia está vinculada al Conocer (del latín scientia ‘conocimiento’).

Heidegger en su texto ¿Qué quiere decir pensar? indica que la Ciencia Moderna no piensa y argumenta que no lo hace porque lo que hace es demostrar, es decir, deducir desde presupuestos adecuados, y no señalar. Para Heidegger el señalar es el rasgo fundamental del pensar, es el camino hacia lo que, desde siempre y para siempre, da que pensar al hombre. Se puede demostrar cualquier cosa, pero señalar “sólo puede hacerse con pocas cosas y con estas pocas cosas además raras veces”3.

Se señala lo enigmático, lo desconocido. Señalar es marcar un camino del pensar. En este sentido la obra de arte se articula con el señalar y no con el demostrar de la Ciencia Moderna. La obra de arte es una ventana que comunica con lo desconocido.

el gran soplo (objeto cósmico)

Leonora Carrington murió este año, ésto lo supe sólo hace unas semanas mientras leía La Trompetilla Acústica. A Leonora Carrington (La Maga), dediqué este trabajo.

A.T.
………

1. Eliade, Mircea: Mito y Realidad. Cap.I, La importancia de los mitos. La importancia del mito vivo. Editorial Kairós, 1999.
2. Heidegger, Martin: La pregunta por la técnica. Conferencias y artículos, Ediciones del Serbal, Barcelona, 1994.
3. Heidegger, Martin: ¿Qué significa pensar? Conferencias y artículos, Ediciones del Serbal, Barcelona, 1994.

Reflexiones primer corte de avance

maestría,proceso — alejandro @ October 5, 2011

Texto de autoevaluación: Pequeñas explosiones
Octubre 3, 2011

Alejandro Tamayo

He podido tomar mayor distancia del trabajo y lograr expresar con mayor claridad tres factores que se encuentran presentes y los cuales juegan un papel fundamental para su percepción. Estos tres factores son:

- La potencialidad de suceder
- La acción sucediendo
- Lo que ya ha sucedido

Voy a tratar de analizar brevemente cada uno de ellos, con base en los comentarios recibidos:

- La potencialidad de suceder: lo que no ha sucedido y se espera que suceda (la tensión)
Esta espera representa la tensión del acontencimiento y es el lugar donde la mayoría concentra la atención. Esta tensión está dada porque el fenómeno esperado es inminente. Se sabe que ha sucedido y se espera que volverá a suceder.

- La acción: la explosión misma (el fenómeno)
De los tres elementos es quizás el que menos parece ser interesante por sí mismo: el efectismo de la explosión. Sin embargo, está cargado de algo más, no es simplemente una expolsión sino que está atada a su potencial de estar actuando en tiempo real, volviéndose el eco terreno de un evento cósmico lejano. Y es en su caracter de eco donde la explosión tiene su mayor valor. Es la última ficha en un dominó cósmico.

- Lo que ya ha sucedido: la “evidencia” (los libros expuestos)
Es la materia afectada por la explosión. Es un vestigio del pasado que sirve de guía a la imaginación para percibir lo que puede volver a ocurrir. Son pistas. Ayudan a determinar la magnitud de lo imaginado.

Aquí surgen las siguientes preguntas:
Cuántas veces más debe suceder?
No es suficiente con que ya haya ocurrido?
Puede la explosión ser más contundente?

Creo que es en la integración de estos tres elementos, o finalmente en la predominancia de uno sobre los otros, donde encuentro posibilidad de continuar explorando.

Por otro lado, sigo en la búsqueda de encontrar otras maneras de hacer más percibible que es últimamente una acción cósmica la que tiene lugar: El sol como detonante último de todo. Me interesa que se pueda establecer esta conexión, que la puesta en escena está hecha para que sea un fenómeno cósmico quien la complete.

Finalmente, sobre el dispositivo tecnológico:

El dispositivo tecnológico empleado juega un papel fundamental. Está cargado con una doble expectativa: su realidad funcional y su potencialidad de falla. El dispositivo agrega una incertidumbre más al trabajo.

Es una caja negra. Sin embargo está ahí presente y puede explorarse, su código podría ser enseñado. Pero, vale la pena que así sea? Hacer más visible su funcionamiento le agregaría algo más? O por el contrario, reduciría la experiencia?

En el trabajo se combinan la certeza y la incertidumbre. Hay algo inminente que se espera que suceda, sin embargo no se sabe cuando sucederá. Pero además, una vez suceda, sucederá aquí también? Funcionará el dispositivo?

Los profesores con los cuales hablé el día del corte fueron:

Rosario López
Trixi Allina
Nelson Vergara
David Lozano
Gilles Charalambos
Roberto García
Raúl Cristancho
Marta Morales
Jaidy Díaz
y Victor Laignelet

Pequeñas explosiones

maestría,proceso,vida — alejandro @ September 25, 2011

pequeñas explosiones

Hace unos meses, durante las vacaciones, imaginé unos montoncitos de pólvora en el piso que irían encendiéndose a medida que la computadora detectaba una explosión solar. Los montones tendrían diferentes tamaños y manifestarían la actividad del astro en “tiempo real”. Era la continuación de El Dios en la Tierra, trabajo que había iniciado el semestre anterior y que consistía en un cilindro de gas activado por las explosiones solares.

Luego de los montoncitos aparecieron los libros: Lacan, Darwin, Descartes, El Capital, Deleuze, Adam Smith, La Constitución Política de Colombia, un libro gordo de Fernando Botero y la Biblia. Inicialmente me imaginé estos libros encendiéndose completamente al ritmo de las explosiones e imaginé una jerarquía para algunos: mientras que una explosión débil arrasaría con Descartes, una explosión mediana con El Capital, sólo una explosión tipo X arrasaría con Fernando Botero. Después esta jerarquía desapareció y consideré mejor dejar las cosas al azar. Al ocurrir una explosión sería el azar (un random en el algoritmo) quien decidiría cual libro poner en llamas.

pequeñas explosiones
Pequeñas explosiones.
Imagen sobre el piso.

Pero luego la idea comenzó a variar. Al comenzar a hacer pruebas encontré algo que me llamó la atención. Fue el rastro que dejaba la explosión en el piso. Era como si este rastro contuviera en sí mismo la explosión, como si fuera la explosión misma. Pero hay algo más que me gustó y es que al ver este rastro la explosión sucede en la mente de quien observa. Entonces comencé a hacer pruebas sobre los libros, ya no con el interés de que éstos se quemaran, sino con el objetivo de que sirvieran de soporte para la explosión y para que en sus páginas y portadas quedara impresa la evidencia de ella.

Comencé a buscar los libros que me había imaginado inicialmente. A medida que esta búsqueda tenía lugar comencé a encontrarme con libros inesperados y decidí que debía también incluirlos como parte del proyecto y dejar que el proceso exploratorio siguiera su curso, dejando de lado mi idea inicial. Esto fue también un alivio, sentía que el proceso se había vuelto algo pesado y que comenzaba a tener una carga que no me interesaba.

En el proceso me encontré libros con títulos como: Cómo gozar de la vida, Pensamiento crítico, Historia Estética de la Música, El Hombre y su historia, La U.R.S.S. y el Futuro, entre otros. Estos libros me llamaron la atención no sólo por sus títulos sino también por el diseño de las carátulas. Esta decisión fue fundamental porque en principio abrió el camino para que cualquier libro pudiera estar.

Y luego de los libros pasé a los objetos y en principio cualquier superficie plana. Imaginé explosiones sobre bancos, sobre mesas, en principio sobre todas las cosas.

El sistema se encuentra encendido y funcionando, revisando cada minuto la actividad solar, esperando que ocurra una nueva explosión.

Mi trabajo con explosiones y con pólvora me remiten a la época en la cual vivía con mi papá y mi mamá en Medellín. En el jardín trasero de la casa, donde mi papá había hecho su pequeño laboratorio, yo una vez hice un experimento con pólvora. Creo que tendría unos doce años. No recuerdo como la conseguí, lo cierto fue que la conseguí y quería hacer un volcán. Pero todo salió mal y en lugar de un volcán lo que hice fue una gran explosión que me dejó aturdido por varios días.

Mi padre solía hacer experimentos cada mañana. En el patio trasero de la casa donde estaba el jardín había montado un pequeño taller y antes de ir a trabajar todos los días pasaba allí sus primeras horas del día. Antes de yo salir para el colegio me gustaba ir a mirar lo que hacía. Algunas veces lo encontraba fundiendo metales, otras veces ensayando con nuevas resinas plásticas, otras veces tenía tubos de química, y recuerdo tambien sus experimentos con electrónica, particularmente su reproducción de la pila Leclanché, una pila hecha con grafito, y su radio de galena, un radio sin baterías que usaba una piedra de galena para filtrar las ondas electromagnéticas y seleccionar así una emisora de radio. Creo que mi trabajo está muy inspirado e influenciado por lo que viví de pequeño en el taller de mi papá.

Mi padre no fue a la universidad pero mantuvo un interés permanente por todo lo que lo rodeaba. Sus experimentos, aunque podían parecer sin un propósito aparente, creo que en su mente siempre estaba tras la búsqueda de un objetivo concreto que nunca supe cual fue. Estudiaba física, química, matemática, electrónica, todo lo que ocupara su cabeza, le gustaba la literatura, especialemente Dostoievski, Solzhenitsyn y sabía páginas de memoria de Chateaubriand, pero no se aguantaba la filosofía. Tampoco apreciaba el arte ni manifestó nunca un interés por él. Su gran pasión fué siempre el ajedrez y fue, creo yo, su más grande obsesión. Participaba en torneos y alguna vez incluso llegó a ganarle a un excampeón mundial. Mi papá veía la vida como si fuera una gran partida ajedrez. A mi nunca me apasionaron ni Chateaubriand ni Solzhenitsyn ni el ajedrez, aunque creo que hubieran sido una gran manera de tener más comunicación con mi padre y de aprender de él. En cuanto al ajedrez, nunca tuve paciencia para sentarme por más de diez minutos frente al tablero. Me resultaba más interesante pensar en inventar otro tipo de juego, pensaba en cambiar las reglas, alterar el movimiento de las fichas, etc. Nunca tuvimos una conversación muy fluida sobre algo. Vivíamos en mundos que se cruzaban por instantes pero que siempre siguieron siendo paralelos. A mi nunca me gustó el ajedrez, a mi papá nunca le interesó el arte.

pequeñas explosiones

El hombre cósmico

maestría,proceso — Tags: — alejandro @ September 18, 2011

Bocetos para El hombre cósmico.

Decantación

arte,maestría,proceso — alejandro @ August 20, 2011

Las cosas aparecen como un primer destello, potente, indescifrable, fulminante. Están en principio llenas de todo, son como vectores que señalan a muchas partes al mismo tiempo.
Luego se van decantando, comienzan a precipitarse y a caer sobre otras que ya tenían algun anclaje, y así van adquiriendo una mayor solidez.

Con el tiempo las cosas se van haciendo más “interpretables”.

Aristóteles

biología,filosofía griega,maestría,proceso,vida — Tags: , — alejandro @ July 22, 2011

Aristóteles fue un tipo de lo más particular. Siendo discípulo de Platón no compartió con él su modelo de Realidad ni tampoco su forma de alcanzar el conocimiento del mundo. Mientras que para Platón el conocimiento verdadero es aquel que sólo se alcanza accediendo al Mundo de las Ideas (ya que el mundo sensible, el que percibimos por medio de los sentidos, es sólo una copia de ese mundo trascendental), para Aristóteles el conocimiento sí puede alcanzarse en el terreno de lo material, por medio de la experiencia, la observación, la clasificación y la deducción lógica de nuevos conocimientos a partir de otros previos. Con Aristóteles el conocimiento del mundo podía ser reducido al estudio de sus categorías. No es extraño que haya sido considerado el padre de la lógica, de la ciencia, y en particular de la biología*. Al parecer llegó a tener una gran obsesión por los peces, llegando a clasificar ordenadamente más de 500 especies.

Tanto Platón como Aristóteles compartieron la idea de que el conocimiento debe ir en búsqueda de universales, sin embargo sus métodos fueron completamente diferentes. Es curiosa esta separación diametral entre Platón y su discípulo ya que parece haber definido precisamente las dos formas de conocer el mundo que ha seguido la humanidad. Mientras que Oriente ha seguido el proceso de conocimiento “iluminado” definido por Platón, Occidente ha estado avanzando por el camino aristotélico (la lógica, la deducción, la clasificación).

Ninguno por sí mismo ha demostrado ser completo y suficiente para un ser humano que habita el mundo de la materia pero que al mismo tiempo comparte con los dioses su esencia. Ahora, más de dos mil años después de Aristóteles, estamos comenzando a tomar conciencia de ésto y a cuestionar su método.

* Ver por ejemplo su Historia de los Animales.

Informe de trabajo

maestría,proceso — alejandro @ June 6, 2011

El siguiente texto da cuenta de mi ruta seguida durante el primer año de estudios en la Maestría en Artes Plásticas y Visuales en la Universidad Nacional de Colombia.

Título tentativo:

Hay en el cuerpo mareas sutiles que conectan la actividad cósmica con el flujo de sangre en mi cerebro y que hacen que yo mueva el dedo gordo del pié como queriendo decir hola, en un gesto de saludar a Dios

Tema:

He estado descubriendo a lo largo de este primer año que mi proceso creativo está vinculado de manera estrecha con la manera como se da mi proceso gradual de conocimiento del mundo. Encuentro inspiración al acercarme a la relación del ser humano con lo divino, y al observar los procesos naturales a diferentes escalas, tanto macro como microcósmicas. Me intrigan las transformaciones que se dan entre la vida y la muerte (estelares y celulares), los ritmos naturales y los impuestos por el ser humano, al igual que los cambios sutiles que se dan entre los diferentes reinos: vegetales, animales y minerales. La idea de VIDA, es algo que ha permanecido constante en mi búsqueda desde hace varios años.

El estar en este proceso hace que yo investigue, lea, pregunte, siga pistas, entre y salga de territorios ajenos como la biología, la radioastronomia, la bioquimica, y comience a hacerlos propios a mi manera (amateurismo) y que me interese por otras religiones y filosofías como el budismo, el taoísmo, el hinduísmo, o el hilozoismo.

En mi trabajo plástico estas reflexiones van decantándose, manifestándose de diferentes maneras.

Sobre el medio y la búsqueda interior:

No he tenido un medio único de trabajo y siento que gradualmente éstos se han ido agotando en su capacidad de comunicar nuevas necesidades interiores (abandoné la fotografía en el 2004 por esta razón, porque como recipiente era insuficiente para lo que yo quería expresar). Recientemente he sentido incluso la necesidad de abolir el medio completamente. Con ésto lo que quiero decir es la necesidad de abolir el medio como “mediador”, como soporte, para que la transformación se dé sobre sí misma, sin soporte. Como una manzana que es roja por sí misma, desde sí misma, como resultado de una fuerza interna, no porque se haya hecho roja con un propósito o una finalidad específica. De la misma manera busco que lo que hago sea en sí mismo. Los medios empleados son para que eso que aparece sea en sí mismo. En un caso último, el medio desaparecería para confundirse con la vida misma. Pero no me refiero a entrar necesariamente en el terreno del performance, sino continuar en lo matérico, en lo escultórico. Quizás pueda elaborar mejor en esto cuando yo mismo lo tenga más claro. Pero creo que precisamente el tema del medio y su relación con la idea o génesis de sentido que aparece, es uno de los retos que tengo en el momento y el cual quisiera seguir indagando a través del proyecto de la maestría.

Proceso y estado actual:

He estado interesado en estudiar el periodo de transición de la Edad Media a la Edad Moderna, buscando conocer mejor el periodo inicial del Renacimiento. Específicamente me interesa el periodo en el cual la ciencia no había terminado de solidificarse conceptualmente como ciencia y cuando los procesos de conocimiento del mundo eran valorados tanto por el conocimiento sensible como el racional. He estado acercándome a la Filosofía de la Naturaleza y a los escritos de algunos de sus exponentes como Agripa, Campanella, della Porta o Bacon.

Por otro lado, desde el semestre anterior mi interés por la actividad solar me llevó a asistir a las reuniones semanales del grupo de radiastrónomos aficionados de la ciudad. Gracias a ésto pude tener conocimiento de nuevas herramientas que me permitieron obtener información de la actividad solar “en tiempo real”. Encontré la manera de captar los datos del satélite geostacionario GOES 15 que cada minuto descarga la última actividad solar captada por sus sensores. Empleando esta herramienta como punto de partida al igual que unas modificaciones adicionales a comienzos de este semestre completé el trabajo “El dios en la tierra“, el cual denominé como una “escultura reactiva”: objeto que responde a las explosiones solares generando una llamarada.

Para el inicio del segundo año es posible que los medios que he empleado hasta el momento comiencen a cambiar, especialmente porque luego de cumplir un año tomando materias electivas en la maestría en Microbiología como han sido Biología Molecular y Fisiología y Bioquímica de los Microorganismos, es posible que pueda tener acceso a una materia práctica en el laboratorio. Creo que esta experiencia me puede generar una nueva dimensión sensible sobre la naturaleza de la Vida, esta vez desde una perspectiva desarrollada a partir del contacto directo y manipulación de microorganismos. Esta experiencia puede llevar al descubrimiento de nuevos acercamientos plásticos y sensibles y posiblemente a la confrontación con una dimensión ética, la cual no ha aparecido aún en el proceso que he llevado hasta el momento.

Recientemente he estado haciendo experimentos formales con la secuencia del gen PAX6, conocido como el “gen master” responsable de la formación de ojos en humanos y en otras especies. He estado explorando la manera de hacer visible su secuencia empleando luces de fotografía: http://www.thepopshop.org/blah/?p=763

Alejandro Tamayo
Mayo 30, 2011

con un pié aquí y otro por allí

arte,ciencia,investigación,maestría,proceso,tecnología — alejandro @ March 21, 2011

dando una vuelta en círculo sobre mi propio eje:

http://www.thepopshop.org/blah/?p=305

el dios en la tierra (escultura reactiva)

proceso — alejandro @

Cada minuto la computadora busca los datos más recientes de la actividad solar.

El comportamiento del sol es medido a través de los sensores de satélites remotos como un flujo ininterrumpido y variable de ondas de radio. El algoritmo de la computadora procesa esta información y evalúa si la actividad corresponde con una explosión o no.

Si los datos sugieren que el sol ha manifestado un incremento súbito de actividad, una válvula es abierta, liberándose una llamarada.

Boceto (29 ene. 2011)

Boceto para un dispositivo portátil para hacer mas vívidas y experienciales las explosiones solares.

Next Page »
This work is licensed under a Creative Commons Attribution-Noncommercial-Share Alike 3.0 Unported License.
(c) 2014 blah} | powered by WordPress with Barecity